EDICIÓN 2019

El Rey Don Juan Carlos entrega a Ladero Quesada el Premio Órdenes Españolas 2019

 

Su Majestad el Rey Don Juan Carlos presidió la entrega del Premio Órdenes Españolas 2019 al historiador Miguel Ángel Ladero Quesada, en un acto celebrado en las Salas Capitulares del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y que contó con la presencia del presidente del Real Consejo de las Órdenes, S.A.R. Don Pedro de Borbón Dos Sicilias y de Orleans, duque de Calabria, y la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Don Juan Carlos felicitó a Ladero Quesada por ser “un referente de prestigio para todos los estudiosos de la historia de España” como experto en la época medieval y en el primer Renacimiento.

Su Majestad el Rey Juan Carlos entrega el Premio Órdenes Españolas 2019 a Ladero Quesada

© Casa de S.M. el Rey

En su discurso, Ladero alertó contra quienes pretenden escribir la Historia “al dictado de intereses políticos o ideológicos”. “Una cosa es que la Historia sea fuente de experiencia política y moral social y otra muy distinta que se hagan experimentos a costa de tergiversarla conscientemente”, puntualizó el académico de la Real Academia de la Historia y doctor “honoris causa” por las Universidades de La Laguna (Tenerife), Cádiz y Huelva.

El también ganador del Premio Nacional de Historia en 1994 y autor de obras como La guerra de Granada o La España de los Reyes Católicos advirtió que “no se puede tener un conocimiento histórico coherente y global si se sustituye la Historia, con mayúscula, por las historias, con minúscula, desmigajadas y fragmentadas que ahora parecen predominar en muchos programas culturales”.

Como presidente del jurado y del Real Consejo de las Órdenes, Don Pedro de Borbón Dos Sicilias destacó que los historiadores “dan pistas del camino a seguir para construir un futuro mejor”. El duque de Calabria subrayó que la obra de Ladero recuerda que “la UE no es solo un mercado, ni siquiera un orden político determinado”, sino también “una conciencia histórica y cultural”.

Entre los asistentes al acto estuvieron la hermana del Rey Juan Carlos, la Infanta Doña Margarita, y su esposo, Carlos Zurita, duque de Soria; el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán; el decano de la Diputación de la Grandeza, Enrique Fernández-Miranda, y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón.

El galardón, instituido por las Órdenes Españolas de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, está dotado con 60.000 euros y distingue al historiador de cualquier parte del mundo cuyo trabajo de investigación histórica haya alcanzado general reconocimiento y que alguna parte de su obra esté relacionada con lo hispánico y su proyección en el mundo. En su primera edición, recayó en el historiador británico John H. Elliott, a quien Felipe VI hizo entrega del premio.

El jurado ha estado presidido por el presidente del Real Consejo de las Órdenes, S.A.R. Don Pedro de Borbón Dos Sicilias y de Orleans, duque de Calabria. Como vocales del Jurado han actuado Alfredo Pérez de Armiñán de la Serna, presidente de Patrimonio Nacional y académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; Carmen Iglesias Cano, condesa de Gisbert y directora de la Real Academia de la Historia; Hugo O´Donnell Duque de Estrada, duque de Tetuán y censor de la Real Academia de la Historia; Feliciano Barrios Pintado, secretario de la Real Academia de la Historia; Luis Antonio Ribot García, académico de la Real Academia de la Historia; Juan Manuel González Serna, patrocinador; Carlos de Palacio y Oriol, colaborador; Juan-Miguel Villar Mir, marqués de Villar Mir, miembro de la Real Academia de Ingeniería y de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y colaborador; John Huxtable Elliott, en calidad de premiado en la edición anterior; Marcelino Oreja Aguirre, marqués de Oreja, académico y presidente de honor de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas; Manuel Gullón de Oñate, conde de Tepa y gentilhombre de Su Santidad; e Íñigo Moreno de Arteaga, marqués de Laserna y correspondiente de la Real Academia de la Historia. Álvaro Mariátegui Valdés ejerció como secretario e Íñigo Churruca de Bonilla, como tesorero.